Facundo Pastor y las claves de la investigación periodística

Llevar adelante la profesión desde un punto objetivo y con la verdad, es algo que el periodista Facundo Pastor tiene incorporado. Detrás de su experiencia, se suma la presentación de su libro, “Emboscada”.

 

“Cuando un sobreviviente recuerda, algo dentro de su cuerpo se desadormece, algo se descongela”, se lee en el epílogo de “Emboscada”, último libro de Facundo Pastor. Una historia que reconstruye lo que a Rodolfo Walsh le tenían preparado los militares a cargo del último Golpe de Estado cívico-militar.

 

El marco de presentación del libro fue el de un encuentro donde se percibía la sinceridad. Así, el conductor de radio habló con los estudiantes de Periodismo y Producción de Contenidos, una de las carreras a distancia de ETER. Producir, entrevistar y escribir son tres grandes ejes que tiene la profesión periodística. Fundamentales a la hora de pensar una investigación, como las que llevó adelante el conductor del medio nacional A24 con su “Equipo de noticias”.

 

 

A la hora de crear y de pensar las historias para un libro es necesario ordenar las ideas. Plantear preguntas. Crear un pacto con los lectores. Todo eso es lo que Pastor busca al momento de llevar adelante su obra. “Durante la pandemia se ordenaron algunas ideas. Contar una historia partiendo de más interrogantes que certezas”, dijo el autor de''Nisman `` y ''El gran arrepentido de la mafia del fútbol”.

 

Con la complejidad que plantea Walsh, como pionero de cruzar la ficción con lo periodístico, Pastor  aplicó un método particular para escribir. “Narrar los hechos de lo que le había pasado a toda la obra de Walsh. Cómo fueron a parar sus escritos a una casa”. Y luego entró en detalle: Comencé por dibujar lo que quería contar en cada capítulo. Aunque cada uno tiene su 'librito' para describir historias como estas”. Estas fueron algunas de las formas que tuvo para sintetizar la escritura y crear los escenarios propicios para todos los lectores. Decir la verdad de lo que investigó. Hasta qué es lo que falta contestar. Fiel a la estética que buscaba el autor de “Operación Masacre”.

 

Mientras que los dibujos le daban las escenas, la adrenalina de la escritura lo llevó a tener una rutina que afianzara sus escritos. En sus ratos libres se propuso escribir cuatro horas durante varios meses. Llegar a lograr que esa “emboscada” de datos no fuera un libro tan duro. Que además, guardara los relatos de quienes vivieron la época y escaparon para no ser asesinados por el gobierno de facto de la época.”Lo importante para lograr que una obra tenga impacto es la reescritura. Escribir, reescribir y modificar. En mi caso, frenaba un minuto antes de que se cumplieran las cuatro horas. Al día siguiente, volvía con más ideas y reforzaba la reescritura de todo lo que había hecho”, aclaró.

 

El producir ideas es algo que lleva adelante desde los 19 años. “Superarme cada día desde aquellas primeras experiencias es lo que me pone siempre un deseo que alcanzar”, aseguró. Facundo Pastor fue el periodista que cubría el caso Yabrán y se quedó encerrado en la morgue. Una anécdota que lo acompañó siempre. Ese primer contacto con todo ese contexto lo hizo “sentirse periodista por primera vez”. Le marcó un camino. “Me planteé cómo superaría eso”. Fue el interrogante que siempre se propone responder. Porque la tinta y la hoja esperan por sus textos. Intentando responderlos. Algo por lo que espera un nuevo capítulo, un nuevo libro.

* Francisco Ledesma (@soyfranledesma), segundo año de la carrera de Periodismo.